Catlin, Caballos salvajes (Spanish)


El artista George Catlin dibujÛ esta escena en 1834 y posteriormente la convirtiÛ en su cuadro titulado "Caballos Salvajes Jugando." Las montaÒas al fondo son las Wichitas.

Catlin escribiÛ de su experiencia:

No existe en las praderas un animal tan salvaje ni tan sagaz como el caballoÖIntenté muchas veces acercarme a ellos a hurtadillas, cuando pac"an y hac"an sus caracoleos, sin haber podido tener éxito m·s que una vez. En esta ocasiÛn, dejé mi caballo, y con mi amigo Chadwick, merodeamos por una quebrada un par de millas, hasta que llegamos por fin cerca de una fina manada de ellos a la distancia de un tiro de pistola; entonces usé mi l·piz por alg˙n tiempo, mientras est·bamos escondidos tras una cerca de arbustos que nos ocultaban con eficacia de su vista. En esta manada observamos casi todos los colores que se pueden ver en una caseta de perros ingleses. Algunos eran del blanco de leche, algunos de un negro azabache--otros eran alazanes rojos, y bayos, y color crema--muchos eran de un gris ferroso; y otros eran abigarrados, que conten"an varios colores en el mismo animal. Ten"an crines lozanas, que colgaban en montaraz confusiÛn sobre cuellos y caras--y arrastraban sus largas colas por el suelo.

--George Catlin, North American Indians: Being Letters and NotesÖ
Edinburgh: John Grant, 1903, Vol. 2, p. 57

Meriwether Lewis, el 14 de agosto de 1805, observÛ las manadas de los Shoshones: "La mayor"a son caballos finos. Muchos de ellos, en verdad, resaltar"an en el lado sur del r"o James o la tierra de los caballos finos. Vi varios con marcas espaÒolas, y algunos mulos que los hab"an adquirido de los espaÒoles, seg˙n me informaron."

Hoy en d"a existen solamente dos ·reas reservadas por el gobierno federal para los caballos salvajes. Una est· en la Base Nellis de las Fuerzas Aéreas en Nevada; la otra en el sur de Montana que lleva el nombre de uno de los mejores jinetes de la ExpediciÛn Lewis y Clark, Sargento Nathanial Pryor.